lunes, 23 de diciembre de 2013

...

Cuando te piden hablar de alguien y que cuentes las cosas bonitas y las graciosas que tiene en su existir, lo haces, pues toca ser de las personas mas sinceras del universo, me pasa a mí, me pasó a mi y debo admitir que me costó mucho, describir a las personas a veces suele ser mi fuerte, otras veces me aturde tanto que ya ni sé.

Luego te dicen que irá todo plasmado en un nuevo proyecto a modo de presentación y te pules describiendo a la persona, graciosamente o simplemente simple por así decirlo, pero de pronto te das con la sorpresa que al ver aquella publicación pues es todo lo contrario, sacaron palabras por aquí, palabras por allá y lo que escribiste se redujo a 3 o 4 palabras bien acomodadas para que suenen perfectamente y encajen a la perfección, el asombro queda  y se borra toda la ilusión, pero bueno ese no es el punto en realidad, o tal ves sí, ya ni siquiera consigo saberlo bien. 

Sé que no soy muy buena escribiendo a la perfección, que me puedo desviar hablando de una cosa y terminando con otra, metiéndome en frases que no van y en otras que encajan bien, pero por casualidad, pero cuando él lo hace, es tan perfecto, que me pregunto, como es que consigue tener todo eso a la perfección, sin palabras repetidas, sin cosas que no concuerden, sin mis frases entre las suyas.

Sin mi. 

2 comentarios:

Damian dijo...

no sé si al 'el' q te refieres es la persona que describiste.

Marite Alarcón dijo...

Mmmmm a mí me parece que escribes muy muy bien...

Publicar un comentario

-Eres feliz?
-Soy feliz. Jamás me he sentido tan bien. ¿Y tú?
-¿Yo?, estoy de maravilla.
-¿Hasta el punto de llegar a tocar el cielo con un dedo?
-No, así no.
-¿Ah, no?
-Mucho más. Al menos a tres metros sobre el cielo.
 
;