viernes, 18 de mayo de 2012

La cuidad divertida.

Inicia  el día y llega la hora de despedirnos, 2:20 pm y debo partir, la cuidad divertida espera,  hay días que no sé si llegue temprano a casa, debido a las reuniones de nuestra coordinadora  o a que nos demoramos en limpiar o que a la salida comiendo helados con mis dos amigas camino a la parada de buses, pero dentro de todo esta semana la ciudad divertida ha albergado por unas 5 horas cada día a mas de mil niños, ya que están de vacaciones y la cuidad  estuvo llena de ellos.

El primer día no nos dimos a vasto e hicimos 150 niños, aun que fue poco, para la cantidad de personas que habían ahí, el día martes debido a la mudanza no pude ir a trabajar, pero el día miércoles estuvo mas relajado y un compañero se disfrazó de Sofia, fue tan gracioso, haciendo sus caminatas como niña y todo lo demás, pero ayer fue todo una alboroto, aun que tocaron niños encantadores, uno  en plena charla quería irse al baño y me tomó de la mano y me jaló hasta el baño, lo esperé afuera y la señora que limpiaba el baño  se moría de la risa porque el pequeño me había apretujado la mano al salir y me trajo de nuevo a la estación de los bomberos, jamás olvidaré la fuerza que tiene Luciano de tan solo 6 años. 

Pero si los niños de 6 años son un caso, los de 3  o 4 años lo son aun más, ellos se lanzan de los escalones con los brazos abiertos para que los atrapes y juegan con el casco a cada rato, cantan muy fuerte y con emoción las canciones y en la fila te cuentan muchas cosas divertidas, y más si vienen en grupo de a 4 o 5 y todos de un mismo salón, son  muy graciosos y curiosos a la vez, a mi me gusta ponerme en la fila y preguntarles sus nombres y entonces ellos empiezan a contarme cosas graciosas. 

Me queda un mes en la ciudad divertida, pues siento que ya se termina mi estadía ahí y debo mirar hacia otros caminos. 

2 comentarios:

Sergio dijo...

¿La ciudad divertida? ¡Qué cosas más raras tenéis por ahí!

Pimpf dijo...

Brekiaz, tiene que ser precioso estar rodeado de tantos críos, aportan un montón de cosas y mucha alegría.

Bicos ricos

Publicar un comentario

-Eres feliz?
-Soy feliz. Jamás me he sentido tan bien. ¿Y tú?
-¿Yo?, estoy de maravilla.
-¿Hasta el punto de llegar a tocar el cielo con un dedo?
-No, así no.
-¿Ah, no?
-Mucho más. Al menos a tres metros sobre el cielo.
 
;