miércoles, 19 de septiembre de 2012

Envenenamiento.

He despertado con un dolor en el cuello que no puedo girar mi cabeza, Renzo dice que es como duermo de lado me pasan esas cosas. Tal vez tenga razón no lo se, pero es la primera vez que me pasa, acá no entra aire porque todo el día hace sol, pero tampoco hace tanto tanto, a veces hace frío, pero eso es si sales nada más, el otro día nos llevamos el susto del siglo.

Habíamos encontrado un roedor en casa y la mamá de Renzo nos dijo que iba a poner veneno para ratones en la casa y que llevemos a Daniel a casa de la abuela, donde se encontraba el otro perro, pero como estábamos en medio de las tutorias de la universidad, nos quedamos con él en la habitación, de pronto Daniel no estaba, Renzo salió corriendo y el perro ya estaba de regreso, se fue a ver que cosa era lo que había comido, un trozo de queso, queso bañado en puntitos de colores que eran el veneno. 

De pronto me asusté y Renzo así bien listo, trajo leche y le dimos, se lo tomó todo y a los 10 minutos, Daniel estaba quieto y sentado empezando a vomitar, el pobre estaba asustado, supongo que habrá pensado que le íbamos a regañar. Así que nos acercamos a calmarlo, luego siguió vomitando, toda su comida y es que este perro come la comida muy rápido y no mastica las cosas, para nada, ahí devolvía su almuerzo y entre todas esas cosas el queso entero, sí entero y al rededor esas chispitas de colores, luego d eso permaneció sentando en el piso y por ratos se acostaba, no quería moverse y si le pasábamos la voz no giraba y nos miraba de re-ojo. 

Mientras buscaba en Internet a quienes me puedan ayudar, encontré a un amigo blogger, que me ayudó un tanto y me sugirió que le dé aceite con limón para que se le limpie el estómago, y que luego de un rato estará como antes,. y así fue, mi Daniel al rato se puso mejor y Renzo se sentó en el piso a su lado, entonces mi Daniel se levantó y se recostó encima de él, le pusimos una frazada y ya hasta mueve la cola, ahora solo tendrá que comer comida picada en chiqittittito si quiere comer algo distinto a sus croquetas que come siempre.

Me llamó mi madre y mi prima mom de mi Pau y hasta hablé con ella, quien me preguntó como estaba Daniel y me dijo que buscara en youtube videos aquellos donde sale que cosa hacer cuando sucede ese tipo de cosas con las mascotas, hay mi Pau :) cuanto la extraño.

Hoy vuelvo a mirar a mi Daniel y puedo vivir tranquila, como le dije a Renzo en otro día, Daniel es tu primer hijo :D

6 comentarios:

Marite Alarcón dijo...

Ay no!!!! Me asusté mucho cuando leí el título!!! Gracias a Dios no le pasó nada a Danielito!!! cuídalo mucho!!!

Damian dijo...

ay ya me estaba dando penita el perrito, pero hay que cuídarlo mucho, espero que ya aprenda y no coma cosas que le hagan daño

Erik! dijo...

Como empiezas este post con el dolor de cabeza y uno lee el titulo "envenenamiento" como que imaginaba que te habia pasado algo a ti... pero al menos no. La leche hace vomitar a los perros, buen dato, la otra vez mi perrita no sé qué comio que tenía que vomitar y no sabía cómo hacer que vomite. Espero y ya este mejor tu perrito

Saludos
Erik!

Munani dijo...

Ouuu pobre Daniel, pero que bueno que actuaron a tiempo. Acabo de ver El planeta de los simios (la última) y me hizo recordar la relación de animales y humanos, el cariño a una mascota que ya no se siente como una simple mascota y bueno luego cosas de ciencias ^^ Un abrazo y saludos a Daniel!

Parmenio dijo...

Menos mal que llegasteis a tiempo. Y es que a los animales hay que vigilarles como a los niños. Son cariñosos y juguetones pero viven dependientes y sin saber que es bueno para ellos. Felicidades por vuestro primer hijo :)

Un beso (como antídoto)

Pimpf dijo...

Ay, qué angustia Brekiaz, yo lo pasaría fatal, pero vamos, lo que haría sin pensarlo demasiado sería llevarlo al veterinario, por lo que pudiera pasar. Me alegro de que la historia tenga un final feliz.

Bicos Ricos

Publicar un comentario

-Eres feliz?
-Soy feliz. Jamás me he sentido tan bien. ¿Y tú?
-¿Yo?, estoy de maravilla.
-¿Hasta el punto de llegar a tocar el cielo con un dedo?
-No, así no.
-¿Ah, no?
-Mucho más. Al menos a tres metros sobre el cielo.
 
;