domingo, 1 de abril de 2012

Mismo lugar.

Ahí estaba, en el mismo lugar de hace casi ya 9 meses, en el medio de todo, mirando aquel televisor, volteando a ver ese espacio lleno de gente esperando su bus y otra esperando a sus parientes; mientras yo giraba la mirada hacia ese sitio donde tiempo atrás estuve entada, no puedo evitar soltar una sonrisa, sin girar la vista, otra vez vuelvo a sentir los mismos nervios de aquel día, mi corazón empieza a latir con mucha mas rapidez y el nudo en la garganta es inevitable, empiezo a ver un panorama como aquella vez, giro la mirada y le veo llegar con su Jean azul y su casaca negra,  me veo sentada desarmando mi querido celular rosa y viéndole a lo lejos llegar, sonrío, es algo que aun no puedo evitar, me miro y pienso, pienso en todo lo que ahora tenemos y como estamos, pero en ese momentos hemos discutido, nos hemos dicho cosas feas, cosas personales, cosas que en aquel momento nos duelen, pero al vernos ahí abrazándonos se me acaban de olvidar por completo, quiero girar y tomarle la mano, pero no puedo, una vez mas mi fuerza de voluntad se ha ido a pasear por los andenes del tren eléctrico, para variar, ahí donde esta todo  el barullo de la gente, los gritos de los peques, las quejas de los pasajeros -incluyéndome- pidiendo el bendito aire acondicionado que le falta, y aquí estoy de nuevo yo, cambiando de tema a este post. Pero como decía se fue, mis ganas de hacer las cosas bien se fueron, no podía moverme, luego mas tarde lo tenía preguntándome cosas y para variar -nuevamente- mis respuestas están dentro de mi.
-Que es lo que quieres?
-Quiero que todo salga bien, que las malas cosas se vallan por un tubo y poder seguir caminando.
-Quieres que esto llegue a alguna parte?
- No solo a una, sino a miles de lugares, siempre siento solo una persona y no dos.

Soy un tanto difícil de comprender, soy -últimamente- menos comprensible que antes, me he vuelto impaciente, yo que lo era, me he vuelto molesta y a veces fastidiosa, no se si pueda yo vivir conmigo, pero vamos a hacer un esfuerzo -osea yo- de olvidarme de las cosas malas, aquí hago un compromiso en que volveré a ser la persona que era antes, sin estresarme demasiado. :D

Y el trabajo? Pues el trabajo esta mejor, ya medio me hablo con la chica que no me ayudaba y ya estamos mejor.

Hoy me quedo con esta canción.

3 comentarios:

Alexander Strauffon dijo...

No eres dificil de comprender para quienes tengan genuino interés.

Saludos.

Pimpf dijo...

Prefiero no entender muy bien de que va el post de hoy... Que no suena a lo mejor del mundo.

Bicos ricos

Marite Alarcón dijo...

No eres difícil, eres mujer... y así somos todas :)
Piensa que si hay días rosas también los hay grises.
Besos.

Publicar un comentario

-Eres feliz?
-Soy feliz. Jamás me he sentido tan bien. ¿Y tú?
-¿Yo?, estoy de maravilla.
-¿Hasta el punto de llegar a tocar el cielo con un dedo?
-No, así no.
-¿Ah, no?
-Mucho más. Al menos a tres metros sobre el cielo.
 
;